Las llantas agrícolas son llantas que encontramos principalmente en los tractores. Sus características y beneficios son totalmente diferentes a las llantas que encontramos en autos, camiones o tráilers.

Aquí te compartimos los principales puntos que debes saber sobre estos grandes neumáticos.

1. Existen dos tipos de llantas para tractor: las llantas diagonales y las llantas radiales


Las llantas diagonales son estables en inclinación, fáciles reparar, económicas y resistentes a pinchaduras; pero, por el contrario, su tiempo de vida en menor, tiene menor tracción y no soporta una baja presión.

Las llantas radiales son más grandes, duran más, se oponen menos al rodamiento, mayor tracción y hay gran variedad de medidas; por el contrario, son difíciles de reparar, su costo es mayor y resisten menos a los pinchazos

2. Los elementos de la cubierta del neumático son los siguientes:


Estructura:
el neumático tiene una serie de capas y flexibles, también tejidos que fueron algodón y que con el tiempo pasaron a ser hilos metálicos llamados “lonas”.

Recubrimiento:
es la parte de la llanta que protege la estructura con ayuda de una envoltura de caucho duro vulcanizado.

Banda de rodadura:
es la zona de contacto del neumático con el terreno. En esta área están los nervios, garras y talones encargados de evitar el deslizamiento del tractor. La forma de los talones es fundamental para un rodamiento más fijo.

Talones o pestañas:
son los encargados de fijar el neumático. También sirven para la fijación de las lonas, por lo cual tienen en su interior un alambre que da rigidez.


Fuente: llantasweb.com.mx
y infoagro.com